Phi Phi Islands (Tailandia)

image

Koh Phi Phi Don

Si ya lo relataba Eva en sus Memorias del Paraiso, “…bueno, aquel lugar tambien tenia sus cositas” y nosotras, algo, lo que se dice algo, vamos intuyendo.
Tras varias jornadas por el norte de este bello Pais, nos situamos al sur en Krabi, con la intencion de acceder desde aqui al archipielago de las Phi Phi.
Una mañana temprano, nos pusieron una pegatina en el pecho de color verde, con el nombre de nuestro destino y subimos a un barco. Hasta aqui todo bien. Dejamos nuestros enseres (ya vamos cargadas como burras) y sin correr, pero con esa elegancia que nos dignifica, a toda leche tomamos posiciones situandonos en proa, mirando al mar de frente, sentadas en el suelo, con las piernas hacia fuera, sintiendo ese olor a sal y esa brisa suave que retozaba nuestras orejillas.
Aun en duermevela, sientes que el barco inicia las maniobras para salir y es entonces cuando giras la vista atras y te encuentras con doscientos ojos, plegados en cubierta, con las mochilas incrustadas en sus cuerpos y piensas a voz en grito: Santo Dios! Santo Dios! (repetido hasta nueve veces), si aqui habia un aforo de 50. Ja! … y que vas a hacer, ¿girarte y contarles a todos que no te salen las cuentas?,… en primer lugar cualquier movimiento es imposible por falta de espacio y segundo, esos ojos hablan mas lenguas que en la ONU y como en esta, inutil sacar una propuesta adelante. Asi que echamos mano del manual de supervivencia y en estos casos recomienda, vista al frente y a rogar.
Y alli ibamos navegando, en un mar turquesa, salpicadas de vez en cuando por alguna gotilla del mar, cuando de pronto, llamadme Noe, pero se nos coloca un nube negra, pero que muy negra y si, la jodida venia con muy mala intencion, cargada de agua hasta las trancas y … aprendimos mucha cosas de primera mano, …principalmente como fue el diluvio y luego sentimos que estamos en deuda con la naturaleza por tener un fisico que nos protege, si en esa situacion somos de labio sobresaliente, ahi nos ahogamos.
Siguiendo el princio del gafe, “… esto aun no es na”, pues efectivamente, ya esa brisilla pasa de acariciarte las orejas a tratar de arrancarlastelas y el ruido de las olas golpeando el casco es atronador. La gente grita, bueno todos gritamos y ante lo que claramente supones que sera el fin, retomas tus recuerdos y reflexionas: ” … la verdad que ha estado bien levantarnos tan pronto, al menos nos ha dado tiempo de meternos un desayuno cojonudo”.
Y estas relamiendote con tu recuerdo, no queda otra…., cuando sin mas la nube desaparece, el aire se apacigua, asoma el sol y si no fuese por nuestro aspecto desaliñado, los pelos como escarpias, mojadas hasta el … alma, aqui no ha pasado nada. Pero hasta que llegamos al puerto, ya no volvimos la vista al mar, te queda ese miedo dentro y todos mirabamos a ese cielo por si la nube negra volvia y nos la volvia a jugar.
Una vez en el puerto, te enteras que tu hotelito en el Paraiso se encuentra casualmente en la otra punta de la isla y claro nada de un 4×4 para acceder a este, nueva barquita, aspecto autoctono, que al verla no te tiemblan las rodillas porque estas has dejado de sentirlas hace unas horas. Regateo y a subir, (mejor omitir este apartado porque estuve tan torpona, que aun me sonrojo de mi entrada en la barca). Finalizo contando que se estropeo a medio camino, que el barquero saco sus herramientas y la arreglo, que el ruido del motor durante todo el viaje fue ensordecedor, el olor a gasolina flipante, nos volvio a pillar la nube negra, que la bajada de la barca tuvo practicamente el estilo de la subida y que en la playa nos esperaban los empleados de la recepcion del hotel con un cartel que ponia, WELCOME.

En otra ocasion nos hubiese parecido una horterada, pero aqui lo consideramos tierno, muy tierno y no nos cortamos en repartir entre todos ellos un monton de abrazos.

Nuestros primeros dias en las islas nos hemos quedado en el Hotel Natural Resort, Ao Nang - Phi Phi Island

Nuestros primeros dias en las islas nos hemos quedado en el Hotel Natural Resort, Ao Nang – Phi Phi Island

Nuestro rinconcito en el Hotel Natural Resort, Ao Nang - Phi Phi Island

Nuestro rinconcito en el Hotel Natural Resort, Ao Nang – Phi Phi Island. Un hotel ideal para perderse unos dias.

Hotel Natural Resort, Ao Nang - Phi Phi Island

Hotel Natural Resort, Ao Nang – Phi Phi Island, dejando pasar las horas.

Llegando a Koh Yung (Mosquito Island

Koh Yung (Mosquito Island), se reconoce por la roca con forma de gigante

Koh Yung (Mosquito Island).

Koh Yung (Mosquito Island).

Llegando a Koh Pai (Bamboo Island)

Llegando a Koh Pai (Bamboo Island)

Koh Pai (Bamboo Island)

Koh Pai (Bamboo Island)

Estas aguas por su color y su maravillosa temperatura nos permitieron continuos chapuzones.

Estas aguas por su color y su maravillosa temperatura nos permitieron continuos chapuzones.

Tras un par de dias por Ao Nang, disfrutando de paseos por la playa, chapuzones en estas maravillosas aguas, viendo pececitos haciendo snorkel en Mosquito y Bamboo Island, cenando en la playa con musica en vivo, …dejamos nuestra guarida y seguimos hasta la parte mas bulliciosa de la isla, pero no sin antes incluir con la tutela de nuestra Eguzkilore este rinconcito de la isla en nuestro particular lugares con encanto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Vive la Ruta 66

Un recorrido por la calle principal de América

MakinGastronomy

Delirios de un Gastromaníak

Cocina sana con Ernest Subirana

Blog de cocina donde encontraréis recetas y recomendaciones para una vida saludable

Mi dulce inspiración

¡Sonríe! Estás en el mejor sitio WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: